"Tu deseo de traer una nueva vida debe estar acompañado por los mejores,
así aumentaremos las posibilidades de lograrlo; la Clínica de la Mujer te ofrece todo su respaldo."

11.01.2017

Dato 1: fumar es la primera causa de muerte en el mundo que se puede prevenir.

Dato 2: el humo del cigarrillo tiene más de siete mil sustancias tóxicas.  

Dato 3: dormir con padres fumadores triplica el nivel de nicotina en el bebé.

 

Fumador activo

El recorrido del humo empieza por la boca y viaja hasta los pulmones contaminando la sangre. Esta sangre contaminada llega a las arterias, luego al corazón y este la envía a los tejidos, órganos y demás partes del cuerpo.

La adicción se crea cuando la sangre llega al cerebro, alterando el balance químico. El paso de la sangre contaminada a través del cuerpo, va inflamando los tejidos y endureciendo los vasos sanguíneos.

El sistema inmune se activa a su máximo nivel tratando de combatir las sustancias tóxicas que han entrado al cuerpo, incrementando la activación de glóbulos blancos. A largo plazo, el sistema inmune se debilita. ¿Las consecuencias? Entre otras, se incrementa el riesgo de padecer cáncer de garganta, boca, nariz, laringe, tráquea, pulmones, y por supuesto, cáncer en la sangre.

¿Cómo es tu aspecto físico cuando fumas?

Se incrementan las arrugas y aparecen otras prematuramente, piel seca, dientes amarillos, lesiones y bacterias agresivas en las encías, que causan caries en la raíz de los dientes; se saliva menos, por lo que no se puede neutralizar la placa. Las personas que fuman frecuentemente tienen un paladar duro, opaco, blanco y la mayoría de las veces con puntos rojos, debido a la mala circulación de la sangre. También genera flacidez de la piel, pelo seco, mala cicatrización, cataratas, pérdida de la visión y degeneración macular asociada a la edad. La mácula está ubicada en el centro de la retina, es muy importante para la visión central y necesaria para actividades como leer y conducir.


 

Fumador pasivo

La razón por la cual se crearon los “espacios libres de humo” o se estableció como ilegal fumar en espacio públicos, se debió a que la OMS (Organización Mundial de la Salud) a través de investigaciones, encontró que los riesgos de un fumador pasivo de contraer cáncer y las enfermedades que ocasiona el cigarrillo, son iguales a las que tiene un fumador activo, la mayoría de veces. Así como también, los lugares con ambiente tóxico conservan  estas sustancias durante meses, haciendo casi imposible la eliminación definitiva de estas.


Datos:

  • El humo que inhala un fumador pasivo contiene tres veces más nicotina y alquitrán que el humo aspirado por el fumador activo.

  • El fumador pasivo aspira cinco veces más monóxido de carbono que el fumador activo.

  • Una hora de exposición al humo de un cigarrillo, equivale a fumar entre dos y tres cigarrillos por el fumador pasivo.

  • Se adquieren sentimientos como la depresión y dependencia.

  • Se deteriora la capacidad cognitiva.

  • Ansiedad.

  • Problemas cardiovasculares.

 

Causas en los bebés y niños

Según la OMS: “unos 700 millones de niños, o sea, casi la mitad de los niños del mundo, respiran aire contaminado por humo de tabaco. Más de un 40 % de los niños tienen al menos un progenitor fumador. En 2004 los niños fueron víctimas del 31 % de las 600.000 muertes prematuras atribuidas al humo ajeno. El tabaquismo pasivo es causa de graves enfermedades cardiovasculares y respiratorias, entre ellas la cardiopatía coronaria y el cáncer de pulmón, en el adulto; de síndrome de muerte súbita en el lactante, y de bajo peso al nacer en el bebé”.

Según el convenio de la OMS, artículo 8, para el control del tabaco mundial, se pretende proteger de la exposición del humo a los no fumadores, ya que este es causal de mortalidad, morbilidad y discapacidad, con el objetivo de que cada país aplique las medidas legales necesarias. De lo único que está exento un fumador pasivo es que no crea la adicción de fumar.

 

¿Qué pasa cuando fumas en un recinto cerrado?

Las sustancias químicas del cigarrillo quedan suspendidas durante horas, días y semanas e impregnadas en cortinas, almohadas, muebles, alfombras, ropa, pelo, mascotas, etc. Un estudio, del Instituto Hohenstein, asegura que la concentración de sustancias tóxicas es más alta cuando está adherida a algún objeto que cuando está en el aire. Esto nos indica que salir a fumar a un espacio abierto y luego compartir con nuestros familiares, es casi más tóxico que hacerlo en su presencia.

Ventilar estos espacios con extractores o abriendo las ventanas no sirve de nada, ya que se necesitaría la potencia de un huracán para eliminarlas por completo. Quizá el olor se vaya, pero las partículas contaminadas quedarán adheridas por mucho tiempo, causando daño en la salud. Si el fumador decide prender un cigarrillo cuando no estén sus familiares en casa, debe saber que el riesgo será el mismo. De lo contrario debería hacerlo en un espacio abierto, alejado de la gente y aún así su ropa quedará impregnada de sustancias contaminantes.

Según un estudio realizado en Cataluña, los padres fumadores que duermen con sus bebés, les transmiten hasta tres veces más niveles de nicotina que en otros momentos. A esto se la denomina “humo de tercera mano”.

 

¿Y si una mujer en embarazo está expuesta al humo del cigarrillo?

Ser fumadora pasiva durante el embarazo aumenta el riesgo de que el bebé desarrolle problemas respiratorios durante sus primeros años de vida, hasta en un 11 % . Si al nacer continúa expuesto al humo del cigarrillo el riesgo se incrementa a un 29 %, y si la mamá gestante es fumadora, el aumento es hasta de un 74 %. Según lo dicho anteriormente, no basta con no exponer a una mujer en estado de gestación a un espacio libre de humo, sino a lugares, objetos y personas que no hayan estado expuestos nunca al humo del cigarrillo, pues las sustancias tendrán un nivel más alto de contaminación y serán más perjudiciales tanto para el bebé como para la mamá.

 

¿Sirve dejar de fumar?

Por supuesto .

Esto es lo que le pasa a tu cuerpo cuando dejas el cigarrillo:

 

En el día 1, a las 24 al dejar de fumar se reducen notablemente los niveles de monóxido de carbono en los pulmones. Eso significa que los niveles de oxígeno aumentan en la sangre. Empiezan a recuperarse sentidos como el gusto y olfato. El sabor de la comida se hará más intenso.

Al día 3, la nicotina y los derivados desaparecen del cuerpo. Sin embargo, el resto de sustancias que están adheridas a los pulmones tardan varios años en desaparecer del organismo.

A los 20 días, como bien sabemos, esta adicción es física y psicológica, por lo que es posible que el exfumador, esté irritado, con síndrome de abstinencia, nervioso, cansado y ansioso. Sin embargo el cuerpo estará mejor y día a día todo el sistema intentará recuperarse de forma natural.

A los 3 meses, la tos empieza a desaparecer, así como la congestión nasal y la sensación de falta de aire y fatiga. Hidratándose, la piel empieza a verse más sana y elástica.

Al año, uno de los aspectos más importantes  es que se reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular a un 50 %. A través de meses y años, continúa descendiendo este riesgo, además el de infarto cerebral.

A los 10 años y de allí en adelante, el riesgo de tener cáncer de pulmón se reduce gradualmente.

Siempre habrá cientos de motivos para dejar de fumar, aparte de mejorar notablemente la salud. Los fumadores pasivos lo sentirán y de igual manera, lo agradecerán. Evitar el consumo de cigarrillo siempre disminuirá el riesgo de enfermedades en tus seres queridos y el cambio en la calidad de vida será percibido por todos. Siempre valdrá la pena no perderse un solo momento compartiendo con tu familia y todos los que te aman. Recuerda: nunca es tarde.

 
06.01.2017

 

La alimentación sana es aquella que aporta los nutrientes necesarios y esenciales que una persona necesita para mantenerse bien día a día. Una alimentación sana garantiza una calidad de vida favorable y puede evitar enfermedades como la diabetes, osteoporosis, anemia, infecciones, obesidad, hipertensión arterial, entre otras enfermedades que se generan por malos hábitos alimenticios.

 

Hábitos alimenticios no saludables:

 

  • Comer pocas frutas y verduras.

  • Comer rápido.

  • No desayunar.

  • Agregar mucha sal a las comidas.

  • Comer y acostarse a dormir inmediatamente después.

  • Comer solo tres veces al día.

 

Hábitos alimenticios saludables:

 

  • Comer frutas y verduras.

  • Masticar despacio y triturar bien la comida.

  • Beber hasta 8 vasos de agua durante el día.

  • Limitar el azúcar, las grasas y alcohol.

  • Comer proteína animal moderadamente (hasta 5 veces a la semana).

El tipo de alimentación es diferente para cada persona, según su estilo de vida, peso, estatura y siempre debe estar dictaminado por el médico.

Crear hábitos alimenticios en los niños mejora notablemente la vida en su adultez, pues hace más fácil seguir consumiendo alimentos que serán amigables para su cuerpo y su día a día. Pues cambiar los hábitos cuando se es adulto, no solo es difícil para el cuerpo sino crea en un rechazo de desconocimiento en el ser humano y no permite verlos ni consumirlos con las mismas ganas.

Sin duda es más fácil cuando todos los integrantes de la familia mantienen una dieta balanceada, no solo en el momento de prepararla, sino hace su consumo más atractivo y genera una reacción positiva y en cadena. Por el contrario, cuando solo el papá, por ejemplo, es quien se “cuida”, le será más difícil mantener una dieta y caerá fácilmente en tentaciones alimenticias que no le hacen bien a su salud, ya sea a mediano o largo plazo.

Una dieta balanceada y buenos hábitos alimenticios no indican evitar los postres, por el contrario, una cantidad moderada de vino o dulce le hará bien al cuerpo y las vitaminas que necesita para equilibrar la dieta.

 
14.12.2016

¿Qué es?

 

Es una de las principales técnicas de tratamiento cuando se tienen problemas para concebir y ya se han usado varios métodos de reproducción asistida. Se trata de fecundar al óvulo con el espermatozoide fuera del cuerpo humano (in vitro del latín: dentro del vidrio).

 

 

Los cinco pasos

 
  1. Estimulación: con el fin incrementar en la mujer la producción de óvulos, se  lleva a cabo este proceso a través de fármacos. Gracias a esto ,los ovarios producen varios óvulos al mes. Este procedimiento es controlado a través de ecografías transvaginales y exámenes de sangre para hacer seguimiento de los niveles de hormonas.

 
  1. Extracción de óvulo: también llamada aspiración folicular, con el fin obtener los óvulos. Este proceso se hace con dispositivo guiado a través de ultrasonido  que se introduce en la vagina y extrae los óvulos. Esto se hace en los dos ovarios. En caso de que la mujer no produzca óvulos, el proceso se hace con óvulos donados.

 
  1. Inseminación y fecundación: debe realizarse dentro las primeras 24 horas desde que el óvulo ha sido extraído. En la mayoría de los casos la entrega y muestra del semen se hace el mismo día para proceder y a la inseminación: introducir el espermatozoide en el óvulo, asegurando la unión. En cuanto se ha fecundado, se cultiva el cigoto para cuidando de su desarrollo.

 

 

 

 

 
 

4. Cultivo del embrión: posterior al paso anterior, el óvulo fecundado se divide llega a convertirse en un embrión. Este proceso es supervisado constantemente por personal especializado. El proceso llevará entre 2 y 5 días, dependiendo de la paciente y el cultivo. Los especialistas seleccionarán los que consideren según sus características, para transferirlos al útero materno.

 

5. Transferencia del embrión: después de seleccionar el mejor embrión, el especialista lo ubica en el útero con el objetivo de buscar una buena implantación en el revestimiento del útero. No es una intervención invasiva y la paciente puede irse a casa ese mismo día. Eso sí, siguiendo todas las recomendaciones del especialista en reproducción humana.

 

 

 

¿Quedé embarazada?

 

Después de tres semanas se considera hacer una prueba de embarazo para conocer cómo están los niveles de beta HCG.